25/4/13

Ritual para el dinero, el trabajo y la abundancia

enlaces patrocinados .

Rito de la prosperidad y de la abundancia

Para atraer dinero lo fundamental es tomar conciencia de la abundancia. El Universo es abundancia y si tenemos fe en esta verdad atraeremos todo lo que nos haga falta. No dejemos de reflexionar en ello, cuando llevemos a cabo rituales de magia angélica, así efectivamente la bendición de la abundancia nos alcanzará.

 

Visualice la fortuna


Recuerde que antes de la invocación de su ángel, usted debe llevar a cabo una visualización. Si su objetivo es la abundancia, concéntrese en el color del oro, de la riqueza y la divinidad; o en el verde, color que remite a una buena cosecha, es decir a la vida y la fortuna. Imagine paisajes de abundancia, por ejemplo, árboles cargados con jugosos frutos o páramos con mucho agua, buen Sol, animales, flores y personas satisfechas.

Una buena afirmación que puede aprender de memoria y repetir en cualquier rito de prosperidad es:

“Creo en el poder de los ángeles para poner  la suerte a mi favor, atraer la abundancia, para mover los hilos del azar y darme así la oportunidad  de incrementar mis ingresos para poder disfrutar junto con los míos de una situación material más próspera”.

Invoque a su Ángel Guardián:

“Yo (su nombre), te invoco a ti (nombre del  ángel guardián), para que asistas y me protejas en mi intento por alcanzar la prosperidad. Desciende sobre mi templo y derrama tu luz bienhechora”.


Invoque a su ángel bienhechor, por ejemplo, el encargado de incrementar el dinero:

“Yo (su nombre) te invoco a ti para que yo pueda sentir tu presencia. Hoy te necesito a ti, tengo necesidad de que ejerzas tu poder sobre mí y espero confiado en que te harás presente en el templo y tu bondad modificará positivamente mi vida”. 

Ahora haga su pedido. Por ejemplo:

“ayúdame a conseguir trabajo”, “a vender bien mis propiedades”, “a salir favorecido en este juicio”, “a saldar mis deudas”, etc.  Selle el mandato con las palabras angélicas, “Que así sea”.

Agradezca con una frase emotiva.  Por ejemplo:

“Yo (su nombre) te agradezco (nombre de su ángel bienhechor) por vuestra infinita bondad y por escuchar mi pedido. Allí donde vaya, los llevaré en mi corazón”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada